martes, 3 de agosto de 2010

Vencejos mediterráneos


VENCEJO REAL:
Cada primavera, el cielo frente al mar sobre el acantilado donde
vivo se llena de ruidosas avecillas que vuelan a gran velocidad.
Grandes, vistosos por sus pechugas blancas, alas poderosas y
cola muy amplia. Aquí crían en el cortado y no se vuelven a su
Africa invernal hasta bien avanzado Agosto.

Los echaré de menos cuando desaparezcan de mi cielo:


VENCEJO PALIDO:
Durante muchos años observándolo volar junto a los anteriores
lo confundí con el Vencejo Común. Gracias a que tiene el hábito
de anidar y posarse en el roquedo permitiendo fotografiarlo, me
he podido percatar de que este tranquilo, más silencioso y pálido
animalito que los otros vencejos, es mi vecino y no el que yo creía:


Además de su hábitat menos urbano que el otro se distingue muy
bien por su garganta más blanca y el tono (de cerca) más pálido:


¡Bendita biodiversidad! Bienvenido a Iberia seas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada