miércoles, 1 de diciembre de 2010

Erizo moruno

Habitante de esta costa, es más claro y pequeño que su
pariente el Erizo común que habita toda la Península.

En esta latitud mediterránea es estrictamente nocturno.
Los he visto desde el coche, avanzada la noche, al borde
de la carretera buscando babosas, insectos, etc.

Para fotografiarlo pues, hay que limitarse a sus rastros o
al azar de encontrarlo invernando:
Mi perro Sharpei es todo un experto en encontrarlos
entre la parte más cerrada de monte (lentisco, etc) de
donde los extrae a pesar de mi oposición, enloquecido
por su fuerte olor (huelen muy mal).

Sorpresa la mía cuando me encuentro a este elemento
que ha escogido para invernar un rinconcito debajo de
la estera de limpiarse los pies a la entrada a esta casa
que solo es normalmente usada en primavera-verano:

Mientras tanto, a lo largo del año, me conformo con
mis inclinaciones de rastreador y me encuentro sus
huellas (similares a las del lirón careto) en el barro
cuando anda buscando lombrices y cochinillas:
Sus excrementos son inconfundibles, de unos 2´5-3 cm
redondos y rectos, de color negro plagados de élitros de
insectos y semillas de frutos:



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada