viernes, 28 de mayo de 2010

Curruca cabecinegra

La avecilla más mediterránea de nuestra avifauna. Su capela negra
la protege del duro sol meridional a modo de sombrero natural.


Veremos breves segundos solo al macho, imparable, rama a rama
trinando todo el año su reclamo territorial tac..tac..tac suave y bajo.


La hembra, prácticamente invisible. En años de paseos diarios por
su hábitat de matorral ( lentisco, acebuche, coscoja, etc) la he visto
tres o cuatro veces. Siempre escondida por los bajos de los arbustos.

Las crías, menos recelosas y confiadas se observan en Abril-Mayo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada