miércoles, 7 de agosto de 2013

Eslizón ibérico

Absolutamente nuestro, tan ibérico como un toro de lidia. Este pequeñito lagarto es una de nuestras joyas catalogado de Casi amenazado y De interés especial:


Bueno, ¿donde diréis que lo encontré?, pues simplemente en la terraza de un familiar, frente al mar y a plena luz de la mañana, anda que iba yo a imaginar este hallazgo en tal sitio, así es la Naturaleza ya adaptada en todo lo que puede y más, al desarrollo humano. Pues ya veis, vive desde aquí al nivel del mar hasta los 2.000m de altitud por Sierra Nevada:


Su bello hocico color naranja (propio de los machos) presenta una forma tan redondeada que recuerda a las rompedoras proas de los grandes buques, ideal para un animal excavador, que se va abriendo paso entre suelos blandos como arenales y sobre todo hojarasca:



Sabemos que las serpientes evolucionaron a partir de los lagartos y estos a su vez de los peces. Esta claro que este animalillo se ha quedado a medio evolucionar, alguno de sus parientes como el Eslizón tridáctilo apenas ya tienen patas, casi desaparecidas:

Como vive siempre escondido, sus ojos son pequeños pero sus orificios auditivos veis bien desarrollados para poder huir a la menor vibración del suelo que les avise de peligro (culebras, abubillas, gaviotas, gatos...)

Este ejemplar de Chalcides bedriagai creo que de la subespecie bedriagai por el tamaño de sus patas extra grandes para esta familia, presenta ocelos blancos, piel lisa muy brillante y cabeza sin cuello:

Rodeado de toallas enrolladas por el suelo, para no permitir su huida, pude disfrutar de estas fotos entre las hojas caídas tras la ventosa noche anterior y así mismo ver como evolucionaba con toda facilidad donde se había creado un charquito de agua por el riego de las plantas.
No dudó en lanzarle una dentellada a este insecto que se cruzó en su camino y que rápidamente se volvió una bola imbatible, fue precioso ver su agresividad sin importarle mi agobiante presencia a  centímetros.

Sin duda su salida a la terraza abierta formaba parte de su expedición de caza a la búsqueda de hormigas y alguna mosca despistada:



Sale el sol...magnífica fuente de energía para coger algo de calor antes de volver a su vida oculta:



Es ahora que aprecio su bello color oliváceo pleno de reflejos dorados y violáceos, es un animal muy bonito.

Mientras tomaba el sol, pude comprobar la movilidad de sus párpados:

Bueno, pues antes de devolverlo a su hábitat, a pasar por el fichero policial... :
Compruebo que mide unos 88 mm, es decir casi 9 cm. Llegan como máximo a los 15 cm, lo que me dice que puede ser un juvenil, o sea que puede haber parejas reproductoras en el entorno ¡magnífico!
Para ver su parte inferior, lo deposité con todo cuidado en un recipiente semitransparente. Preciosos bajos que cada vez nos recuerdan más a una serpiente:


Nada más liberarlo cerca de donde creo que sin duda habita, se escondió con gran agilidad y velocidad:


A partir de ahora, cada vez que me haga allí un café, pensaré que POR AHÍ ESTAN MIS ESLIZONES.

Recordaros su área de distribución en la península ibérica, y que este avistamiento es en Almuñecar en la costa granadina a unos 50 mts sobre el nivel del mar, orientación Este:

6 comentarios:

  1. Buaaa peazo reportaje amigo Jesús. Que maravilla.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Bonito ejemplar y preciosas fotos,enhorabuena ;)

    ResponderEliminar
  3. Jamas he visto uno...me ha chocado ver su tamaño en la foto con la moneda creia que era mucho mayor!
    Buen insecticida Biologico tiene en casa.
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado , tanto el animal y las fotos como la narración y lo que nos cuentas de el
    Un saludo desde Irun
    Javier

    ResponderEliminar
  5. Es increíble dónde podemos encontrar al habitante más insospechado. Y luego al campo hay que salir mil veces para ver uno. Precioso.
    Enhorabuena por el blog, no lo conocía

    ResponderEliminar