martes, 30 de abril de 2013

Corzino

Me da miedo sacar este post, temo extenderme y lo que es peor mostrar algún tesoro que quizás no habría que difundir, pues no todos entienden este mundo de la misma manera que lo entendemos los "camperos".

Dos días, solo dos días y la borrachera de naturaleza ha sido de no parar de hablar. Dejo fuera muchas fotos y especies para no cansaros, pero una parte tengo que mostrarosla, pues si hay algo grande, grande, es la BIODIVERSIDAD y eso no es cuestión de una especie sino de varias como mínimo y contra mas diferentes mejor,así que ahí voy pero pidiendo disculpas de entrada.

Me encantaría dedicar esta entrada a nuestro "number one" RAMÓN SUAREZ para intentar distraerle un poco del vértigo que le están causando sus increíbles fotografías. Pues ya sabes Ramón, para curarte deja esas fotos y muéstranos fotos bajadas de Internet, eah.
..........................................................................................
No madrugué mucho, aparecí por el "cazadero" justo tras el amanecer. El campo, pleno de aves cantando entre los trigales, Codornices, Alcaravanes, etc,etc, y como no los TRIGUEROS, posados por doquier:


Caminando por el ecotono (borde del bosque con los cultivos) las observaciones están aseguradas. Me emocionó ver salir y levantar el vuelo de este RATONERO que si, se elevaba más y más pero no se alejaba claro indicativo de lo que tardé poco en localizar, su nido en una Encina a la cual no  quise acercarme mucho detallándolo con el 500 mm:




Allí en lo más alto del cielo se mantenía su dueño, haciendo simulacros de pequeñas picadas de aviso:


Volví a mi ecotono y de lejos vi una manchita negra que los prismáticos delataron, una nerviosísima CORZA desplazándose entre dos encinas. Aprovechaba yo los cortos momentos que ella agachaba la cabeza para coger hierba, para dar pasos de aproximación y asegurarme un hide en una encina entre ambos. Desde allí comencé a dispararla fotos a unos 120 metros de distancia.                                                                                   El viento me era favorable pero temía que oyera el click de la máquina porque no paraba de controlarme con sus orejas. Mientras iba de una encina a la otra muy nerviosa



Casi seguro tendrá allí las dos crías, pero por separado, una en cada encina, por eso las visitaba ambas. Acostumbran a poner así a sus dos bambis  cuando recién nacidos para evitar que los Jabalís se los depreden a los dos de una asentada, teniendo la posibilidad de al menos salvar a uno si eso aconteciera.
No me acerqué, al contrario, me retiré con el mejor cuidado para no estresar más a la madre que algo se olía ya de mi presencia.
Lo que ocurrió más tarde es que mi querido amigo Luis Escalonilla (otro rastreador como yo) avisado por mi de lo visto, volvió por la zona con un vehículo habitual de su uso agrícola conocido de la corza y se pudo acercar lo justo unos minutos para obtener esta foto del tesoro que la nerviosa madre observaba a uno 50 metros de distancia. Fue retirarse Luis y volver la corza con su precioso CORZINO:


Feliz por lo que había imaginado allí acontecía me dispuse a ir bajando poco hacia el río para recoger mis cámaras de trampeo. El campo está maravilloso, bosque, olivos, encinas, pastos y cultivos adehesados:

Antes de entrar en el bosque de ribera del río, vi esta charca causada por las rodaduras, llena de vida y de rastros ¡una pizarra explicativa de la vida del entorno!  Me chiflan estos sitios:


Al ser agua somera y quieta, se convierte en el lugar de freza ideal para el SAPO COMÚN:


Pero enseguida llamó mi atención la presencia fuera del agua de miles de diminutos animalillos que parecían grillos por sus 5-6 mm de tamaño. Todo un éxito reproductor de renacuajos ya metaformoseados en casi invisibles sapillos. Me distraje un buen tiempo estudiando a estos pequeñitos que por su rugosidad y raya de color blanco dorsal creo son crías de SAPO CORREDOR:




Allí quedaron tambien grabadas, la placentera visita al barro de la HEMBRA DE JABALÍ y sus jabatos:



Resulta enternecedor no solo el tamaño de las huellas de los rayones sino su infantil redondez, sin la afilada agresividad de las de su madre.
Obviamente la hembra iba buscando darse un buen baño de barro, tras lo cual dejó perfectamente grabado en el suelo las marcas de su cuerpo. Podemos perfectamente ver donde apoyó sus dos codos delanteros al levantarse y las cerdas de su piel que se pueden casi contar una por una, grabadas en el barro:




Como no, las marcas territoriales de otros animales del bosque que se buscan la vida por allí,  entre ellos el TEJON  del cual averigüé abriendo un poco con un palito su deposición, la afición que tiene a las hormigas:


 Al bajar al río pude extasiarme unos minutos contemplando la freza de los enormes BARBOS que suben río arriba procedentes del cercano Tajo, compitiendo entre ellos mediante fuertes y sonoros chapuceos por las zonas del río más oxigenadas y poco profundas, llenas de guijarros:



Caminando hacia mis cámaras, pude arrodillarme ante este templo multicentenario de FRESNO, desgajado por rayos y centellas...pero aún valeroso y aferrado a la vida y cargado de nuevos brotes ¡que vivas otros cien años!


Pensé que alguna Jineta lo utilizaría como cagarrutero. Nada de eso. Al inspeccionar sus brazos caídos me percaté de esta preciosa marca justo en el eje del paso bajo el tronco. Parecen los habituales arañazos que marca el GATO MONTÉS para delimitar territorio, que bonitas:



Recogí mis cámaras de Foto y Vídeo trampeo ilusionado al ver que habían conseguido algunas captaciones en tan solo apenas 48 horas que las pude dejar instaladas.
El primero en caer, este MELONCILLO que se asomó un instante (a la derecha de la imagen) sin querer quedarse mas tiempo pero demostrando su existencia y diurnidad (medio día):


La noche siguiente, más bien el día siguiente amaneciendo, este CORZO macho posaba tranquilo ante la máquina. Es probable que sea el autor de la paternidad del tierno Corzino pues está en su territorio y la cornamenta que además vemos que luce este solitario lo elevan a candidato a macho dominante de esta zona






Conseguí grabarle un buen vídeo a un Jabalí rascándose en el Fresno que veis en las fotos, pero para no cansaros más lo dejo para el siguiente post, porque vale la pena verlo. Gracias a todos por la visita.

8 comentarios:

  1. Impresionante amigo Jesús, tanto la serie de fotos y el relato en si como la dedicatoria a ese Number one que es Ramón. Se lo merece y sin dudad lo que le provocará verdadero vertigo es ver que tiene a amigos como tu. Enhorabuena amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vértigo me produce conocer a personas como vosotros, vértigo volar tan alto al lado de grandes fotógrafos y personas.

      Eliminar
  2. Excelente entrada Jesus,veo que te lo as pasado en grande entre tanta especies y no es para menos.Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. buena entrad,habras disfrutado de lo lindo,vaya variedad de especies, gracias por compartir,quedo a la espera de la segunda entrega

    ResponderEliminar
  4. Cuantas cosas pueden descubrir unos ojos que miran en vez de ver!!....Tu eres de los que no se les escapa una..enhorabuena amigo!!

    ResponderEliminar
  5. Amigo Jesús.
    Entro a ver la entrada esperando otro video de fototrampeo y me encuentro este pedazo de entrada que me ha emocionado. Muchísimas gracias por la dedicatoria de esta entrada tan especial y completa.
    Aprendo un montón con los blogs amigos, con tu blog. Impresionante texto, impresionante cada foto que nos muestras por las especies, por lo complicado que es llegar a hacerlas (horas y horas de campo).
    Alucinante el bambi, imagino que para tí sera un "momento inolvidable".
    Muchísimas gracias amigo, seguro que después de deleitarme con tu texto y tus fotos este vértigo empieza a desaparecer.
    Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  6. Muy buena entrada, con gran variedad tanto de bichos, como de paisajes y de huellas, si señor. Buena foto del corcino y genial el fototrampeo, cada vez se te da mejor, ya estoy deseando ver al salvaje jabalí. jeje.
    un abrazo.
    Miguel A.

    ResponderEliminar