miércoles, 9 de marzo de 2011

Cernícalo Primilla

Como Arquitecto, sufro complejo de culpabilidad por
haber utilizado para innumerables obras la teja vieja
que tanto carácter le daba a mis edificaciones.

No estaba tan sensibilizado como ahora que ya no las
utilizo, al conocer que el expolio de viejos tejados para
construir chalets, etc, ha causado un enorme retroceso
en la reproducción de este precioso "mini-halcón".

Mea culpa, pequeña rapaz.
................................

Una vez en paz mi conciencia, trasmitiros la alegría de
llegar a un pequeño pueblecito cerca de los Montes de
Toledo y escuchar un sonido que me recordaba a mis
mediterráneos delfines y observar a toda la asociación
de preciosas aves girando en círculos a una distancia
prudencial de la preciosa iglesita local:



Como no estoy acostumbrado a verlos por esta parte de
Andalucía de donde prácticamente han desaparecido,
rápidamente noté las diferencias con mi muy familiar, el
Cernícalo Vulgar al que veo todos los días.

-Lo que más me llamó la atención, su blancura inferior.
-También sus largas alas que le llegan al final de la cola.
-Curiosas uñas de sus garras de color blanco en vez del
negro que lucen sus parientes.

El macho más pequeño y dorso sin manchas:



La hembra es tan parecida a la del Cº Vulgar, que llegué
incluso a dudar:

Mantengamos los viejos tejados y no sellemos los huecos
en las fachadas (antiguos mechinales para los andamios)
imprescindibles para su existencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada