sábado, 16 de marzo de 2013

Mustélidos

Dos semanas de sol y lluvias, podréis  apreciar en los vídeos que la humedad empaña algo los objetivos de las dos cámaras. Bueno, algo más he aprendido y tendré en cuenta para el vídeo trampeo.
Siempre es interesante ver que pasa de noche, conocer poco a poco las costumbres de nuestras siniestras criaturas tan bellas y estilizadas.Ver su agilidad trepando por un  tronco de aguacate totalmente liso, sospechar que son capaces de detectar las cámaras lo que nos lleva a imaginar la finura de su oído,  es maravilloso todo lo que las definen aunque sea poco a poco.

Antes, de día vemos y escuchamos el canto del pequeño PINZÓN ratificando la primavera.                                                  La ágil ARDILLA dispone aquí de un paraíso de arboles tropicales y pinos carrascos.
Donde hay Ardillas..hay Garduñas. El paso de esta GARDUÑA, solo unas horas después  por el mismo lugar por donde había pasado la preciosa roedora me hace sospechar que podría ir siguiendo su rastro...¡Que mustélido tan bonito y elegante! lástima que desaparezca tan rápido, quizás detectara la cámara.
A la JINETA ya me la esperaba, había dejado huellas por allí muy cerca, en el borde del río.

video


Me hace muy feliz este roquedo rodeado de árboles donde también fotografié al TEJÓN hace unas semanas, es maravilloso ver esta biodiversidad en el mismo lugar.

Volveré, para intentar ampliar imágenes de estas "bellezas" nocturnas. A ver si continúa la suerte. No es tan fácil como parece, os lo aseguro. Malas tomas, fracasos, imágenes sin interés (gatos, perros), etc.

jueves, 14 de marzo de 2013

La hora del Pipistrellus

He subido de nuevo a Otívar, a la búsqueda de los murciélagos que me habían avisado.


Este "dramático" (como llaman los ingleses a los lugares muy escarpados) pueblo crece colgado como sus cuidados cultivos, de tajos al pie de la Sierra de Tejeda, por cierto la primera de España en densidad de Águila perdicera además de plagada de Cabra montés entre otros mamíferos.



Las calles finalizan siempre en los cultivos. Fijaros por donde sacan Aguacates, Chirimoyos y Nísporas estas esforzadas gentes hasta llevaros las bonitas cajas al mercado central de Gijón o que se yo. Es casi tan duro como extraer Percebes del bravo Cantábrico.


Todo traspira un pasado reciente en el que humildes mujeres reían y cantaban mientras hacían su colada. Hoy las abandonadas casas son rehabitadas en muchos casos por seudo-hippies extranjeros ("guiris"):


Mi amigo Juan me conduce por calles empinadas y giradas en cualquier dirección. Es una trama morisca, en algún punto la altura no llega a los 2 mts, que preciosidad:


Bueno, ...."Pues ahí tienen que estar los Murciélagos Don Jesús..... Dice mi compadre que el reloj del antiguo Ayuntamiento está plagado de ellos"....


Hay una preciosa placa a la entrada que conmemora como nos las gastamos los íberos cuando nos tiran demasiado de las barbas:


Puf, que sorpresa, al llegar a la pequeña habitación donde se encuentra esta magnífica joya que según su cuidador (el compadre de Juan), que nos acompaña amabilísimamente por cierto, asegura es del mismo fabricante que el de la Puerta del Sol madrileña:


Pues ya he llegado a la colonia tan deseosamente buscada:



Todo el suelo que rodea la maquinaria, está casi cubierto de cadáveres de Murciélago Enano o común, el
Pipistrellus Pipistrellus. Los animalillos habitan el entabacado del tejado y se cuelan por un agujero del techo en esta pequeña habitación donde encuentran la muerte, LES HA LLEGADO SU HORA.

sábado, 9 de marzo de 2013

Bravísima

Narraros un pequeño encuentro con la gallinácea emblemática de nuestra avifauna ibérica.

Andaba dando un paseo con un amigo por la sierra de Otívar, a la búsqueda de una colonia de Murciélagos que espero poder visitar estos próximos días. La geografía es espectacular, las sufridísimas manos de nuestros abuelos a base de pico y pala y el apoyo de sus fieles bestias trasladando sobre sus lomos serones llenos de piedras y de tierra de calidad, lograron abancalar y plantar de tropicales (aguacate y otros) estas paredes casi verticales, es sobrecogedor.



El agua de los riegos cae al vacío decorando estos soleados paisajes y colaborando a crear microambientes muy interesantes para buscar fauna especializada.

Bajamos hacia el río por caminos vertiginosos, utilizados por agricultores para sacar sus frutos a ser puestos a disposición de intermediarios comerciales para su distribución y venta.

Cerca ya del río, nos encontramos con este bravo macho de PERDIZ ROJA que cantaba sin parar desafiando el reclamo de otro macho no muy lejano, preciosa imagen en estos parajes tan salvajes:




...Tchaka-tchaká...tchaka-tchaká...tchaka-tchaká...




La hembra salió de un ribazo cercano donde con toda seguridad tiene la puesta y nerviosas por nuestra presencia emprendieron chirriante vuelo por aquellos parajes escarpados, ¡ que bravura de animal !